Los inicios de la movilidad eléctrica con el Mercedes-Benz 190 en el año 1990, el primer coche eléctrico.
Primer coche 100% eléctrico

Por Miguel Angel Feijóo

Los inicios de la movilidad eléctrica

El primer coche eléctrico, el Mercedes-Benz 190

En mayo de 1990 encontramos los inicios de la movilidad eléctrica, se presentó el Mercedes 190, primer coche eléctrico. Su primera vez fue en la Feria de Hannover, mucho antes de los modelos de la serie EQ moderna, el primer coche eléctrico de Mercedes tiene sus raíces en la década de los 90. La famosa marca alemana Mercedes-Benz ya estaba trabajando en la posibilidad de que un automóvil funcione exclusivamente con energía eléctrica.

Motor eléctrico
Motor eléctrico

Evolución

Mucho antes del prototipo de Mercedes 190, otros vehículos eléctricos experimentales han aparecido regularmente desde la invención del automóvil. Pero no fue hasta finales de la década de 2000 que se pudo distribuir este llamado sistema de tracción «limpio» a gran escala.

El progreso realizado desde los años 90 es impresionante. Sabiendo que el Mercedes-Benz 190 con motor eléctrico desarrolló solo un poco más de 40 caballos y tuvo una autonomía irrisoria no detallada por la marca.

Más que un laboratorio de pruebas que un verdadero modelo comercial, el Mercedes 190 con un motor eléctrico se usó para probar diferentes configuraciones: manejo y sistemas de batería en condiciones reales de uso. El objetivo era comprobar la resistencia a las vibraciones, aceleraciones y fluctuaciones de temperatura que se encuentran en la operación diaria. Eso lo indicaba el folleto de ese modelo eléctrico en su época.

Mercedes 190 eléctrico
Mercedes 190 eléctrico

Historia del Mercedes 190

En marzo de 1991, Mercedes presentó en el Salón del Automóvil de Ginebra un modelo más acabado casi listo para su comercialización. Pero en un mercado que en ese momento no existía.

Los mejores dispositivos de almacenamiento de energía eran principalmente baterías de cloruro de sodio-sodio o de sodio-azufre. Tenían una mayor densidad de energía que las baterías de plomo convencionales. Sin embargo, la temperatura de funcionamiento de estos sistemas fue de alrededor de 300 °C. Calor muy difícil de manejar en un entorno pequeño como el de un automóvil de pasajeros.

El modelo presentado en 1991 en Ginebra tenía una batería de cloruro de sodio y níquel. Llevaba también un sistema único de recuperación de energía al frenar. El peso adicional en comparación al mismo vehículo con un motor de combustión interna fue de solo 200 kg. Eso gracias a un cálculo inteligente que elimina ciertos elementos mecánicos pesados. Los cinco asientos se mantuvieron y el espacio a bordo también. Todo eso debido a una implementación inteligente del sistema de propulsión eléctrica.

1991, Salón de Ginebra

Salón del automóvil
Salón del automóvil

La versión presentada en el año 1991 en el salón del automóvil de Ginebra era un sedán de propulsión. Se montaron dos bloques de corriente continua alimentados por imanes permanentes en cada rueda trasera.

Con una potencia máxima de 16 kW (22 hp) cada uno, la potencia total desarrollada por el modelo fue, por lo tanto, de 32 kW (44 hp).

Ya relativamente fiable, el Mercedes 190 eléctrico estaba realizando pruebas a gran escala en la isla de Rügen (Alemania). Alcanzo hasta 100,000 km en un año con un uso intensivo sin mayores problemas. Las pruebas continuarán durante cuatro años hasta 1996.

La financiación se realizó con fondos excepcionales del estado alemán por valor de 60 millones de Deutsche Mark (30 millones de Euros). Esta cantidad no solo estaba reservada para Mercedes-Benz sino también para otras marcas. Esto permitió probar alrededor de sesenta turismos y furgonetas eléctricas con diversos sistemas de tracción y baterías. Se probaron todos esos modelos en una simulación práctica diaria. Un banco de pruebas de tamaño real que ha contribuido a la evolución del automóvil eléctrico que todos conocemos hoy.

 

 

 

Mercedes EQC eléctrico

El coche eléctrico de hoy

Este Mercedes 190 eléctrico fue el que ha permitido a la marca alemana hacer avances significativos en el sector de la movilidad eléctrica. Las pruebas realizadas en los años 90 fueron solo el comienzo de una movilidad 100% eléctrica lograda, que hoy ofrece la gama EQ de la marca Mercedes-Benz y ha permitido a otras marcas desarrollar esta tecnología hasta el punto en que hoy la conocemos.